La radio de los 80 y los 90 sonaba muy bien. Era una época en la que la radio era un ir y venir de profesionales, ideas, historias y sonidos nuevos. Y lo hacía con los medios justos. Entendedme, cuando digo que sonaba muy bien, me refiero a lo que lanzábamos al aire, porque otra cosa era el sonido en Frecuencia Modulada de las emisoras en cadena a través de línea microfónica, que en la mayoría de los casos reproducía los contenidos de la emisora central o regional con un sonido metálico tremendamente malo. En las desaparecidas Antena 3 de Radio o en la Cadena Rato esto era algo evidente y bastante terrible:

Audio en Ivoox

frecuencias RatoLos magníficos técnicos de aquellas cadenas hacían lo imposible para mejorar la calidad de sonido de la cadena con los medios que había. Las llamadas “líneas musicales” eran de banda más ancha y sonaban muy bien, aunque eran muy caras, pero las microfónicas, de banda más estrecha y más baratas, reproducían un sonido telefónico, tanto más terrible cuando se pinchaban discos. Las líneas musicales solían ser para las emisoras de cada cabecera regional y las otras, para el resto. Luego llegaría el satélite que mejoró bastante la calidad de audición (recordemos el bombo y platillo, por lo novedoso, de “Los 40 Principales Vía Satélite).

Esto del sonido da para sucesivos artículos con sus anécdotas correspondientes que merecen ser contadas en otra ocasión. Sin embargo lo relato porque todas las cadenas empezaron a ponerse las pilas para sonar mejor o igual que el vecino. En el caso de la Cadena Rato no hizo falta una reconversión técnica porque cuando estaba al caer, Ramón Rato (padre) propietario de la cadena, hizo una jugada maestra y le colocó las emisoras de su cadena a la ONCE. A pesar de los esfuerzos de sus directivos, más que una cadena era una federación de emisoras locales y en uno de sus últimos EGM cosechó más de 700.000 oyentes. Casi nada.

Yo había estado en Antena 3 de Radio dos temporadas, la de 1987 y 1988. Y por aquello de cambiar de aires, al comienzo de la temporada 88 – 89 fiché por la Cadena Rato, así que viví ambos fenómenos radiofónicos con absoluta ilusión y ganas, y fui feliz en ambas cadenas. Y como no hay dos sin tres, llegó la tercera: Onda Cero. Esta última iba a por todas. Diezmada Antena 3, a la que quedaban pocos años de vida, y liquidada la Cadena Rato, nacía el altavoz radiofónico de la ONCE.

Bajo la dirección de Miguel Durán, la ONCE tenía una amplia participación en la recién nacida Tele 5 y ahora agrupaba sus emisoras de Radio Amanecer, Radio Color y las más numerosas de la Rato en una sola cadena. Se triplicó el número de emisoras, se contrataron profesionales de la talla de Luis de Benito con quien tuve el inmenso placer de colaborar y se quedaron con la mayoría de los profesionales de las cadenas absorbidas. En ese momento, con la inyección económica y los medios, las emisoras de la cadena ya sonaban bien, en perfecto estéreo y con una magnífica cobertura. Pero claro… la Rato era mucha rato, y la Onda que partía de Cero, con todos sus efectivos, dio si no recuerdo mal 120.000 oyentes en su primer EGM. De nuevo, casi nada.

Dossier original 1ª Temporada

Los directivos de la radio sacaron el talonario y dieron una vuelta de timón a aquello que con tiempo hubiera funcionado muy bien -porque la radio es una carrera de fondo- pero que urgía posicionar. Llegó Luis del Olmo con “Protagonistas”. Llegaron las emisoras de Radio Blanca (hoy Kiss FM) de Blas Herrero a reforzar la cadena. Y como sobraban frecuencias, nació además con increíble éxito Onda Cero Música.

De mi experiencia personal puedo decir que aprendí un montón en esa casa, que abandoné para ingresar años después en Punto Radio de la mano de Luis del Olmo y Protagonistas, pero hasta entonces, fueron catorce años de radio con gente magnífica, muchos de ellos aún en activo en la cadena. De mi paso por Onda Cero también queda mucho por contar, desde Onda Cero Música con “A Escondidas”, a “Turno de Noche” con Juan Antonio Cebrián, a innumerables programas para la cadena convencional, amén de ser durante muchos años la voz corporativa de la radio que aún hoy sigue sonando:

Audio en Ivoox

Recuerdo con especial cariño a Paco Costas, maestro del motor que nos dejó hace unos meses, y los programas que hicimos los fines de semana y en la Expo 92, pero lo que verdaderamente me consolidó como profesional fue “El Jardín de los Bonsáis” de Protagonistas con Luis de Olmo.

Antes de terminar, una última anécdota. El último locutor que despidió en directo las emisiones de la Cadena Rato, instantes antes de cerrar para siempre y dio la bienvenida a Onda Cero fui yo. Aquel domingo de madrugada, poco antes de las 6:00, me tocaba estar de turno de madrugada en la Rato. A esa hora, comenzó el primer informativo matinal de Onda Cero con Ángela Bodega. Así, discretamente, empezó todo.

La radio al fin, para los que la seguimos amando a pesar de todo, no solo está hecha de éxitos más o menos conocidos. Está hecha de momentos íntimos con el oyente, con lo que quien se pone detrás de un micrófono es capaz de vivir. Y será un placer seguir recordándolos a través de estas líneas.

Felicidades a Onda Cero por su 28º aniversario. Por muchos años. Por tantas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s